Expolicia Agredido por ladrones y Jueza los deja en libertad.



Hernán Silva, el policía que impidió un robo a una estación de servicio : "La jueza ampara a tipos que son capaces de matar".

LOS LADRONES LE GATILLARON 2 VECES EN LA CABEZA, LE PEGARON Y AHORA YA ANDAN POR LA CALLE : La jueza (Ana Malvido) los liberó cuando tenía todas las pruebas, las cámaras y el arma. (Foto de Silva y la magistrada)

Hernán Silva es el policía retirado que impidió hace una semana el robo a la estación de servicios de San Martín y El Cholar. Le dispararon dos veces pero el proyectil no salió y después le dieron una brutal golpiza y le sacaron el arma.

Todo ensangrentado, dio aviso a un móvil y lograron así detener a los tres ladrones, que horas después fueron liberados por la jueza Ana Malvido.

Con dos tajos pronunciados y varios puntos en su cabeza, Hernán no escondió para nada la bronca y la impotencia que lo invaden por el accionar de la Justicia.
 
 
“Fue una situación complicada porque me tomaron por sorpresa cuando ponía el agua para tomar unos mates con el playero”, recordó el hombre que hace cuatro años se retiró de la Policía tras prestar servicios por 25 años en la fuerza de seguridad.

“Fue todo tan rápido que no me dio tiempo a nada, me abordaron y uno de ellos cuando ingresó sacó un arma, me apuntó y me gatilló dos veces, cuando no salió la bala se me vino encima con el resto”, detalló Hernán, que peleó cuerpo a cuerpo contra los delincuentes.

“Cuando salimos a la playa, uno de ellos me pegó dos culatazos en la cabeza con el arma de ellos. Ahí fue cuando me sacaron mi pistola y uno me tenía apuntado con mi arma mientras los otros buscaban el dinero, pero como no encontraron nada se fueron. Los vi irse en el auto”, recordó el hombre, que es padre de ocho hijos.

“Como tenía el celular llamé al móvil y les conté todo para que pudieran buscarlos. Después atiné a llamar a mi esposa. Me enteré de que los habían detenido cuando estaba en el hospital, donde me hicieron radiografías y una tomografía además de ponerme puntos en la cabeza”, explicó Hernán, quien en el año que lleva trabajando en la estación nunca había sufrido una situación tan violenta.

En medio de la charla y entre mate y mate aseguró: “Después me cayó la ficha de que no la podría haber contado por cómo fueron las cosas. Me dispararon dos veces y la bala no salió”.

Pero ahí no termina todo. No habían pasado 24 horas del brutal ataque que los tres delincuentes ya estaban libres.

—¿Qué pasó cuando te enteraste de que los habían liberado?

Sentí bronca e impotencia porque esa jueza (Ana Malvido) los liberó cuando tenía todas las pruebas, las cámaras y el arma. La jueza que los liberó es una persona que está amparando a tipos que son capaces de matar a una persona. El código procesal que tenemos no me cierra para nada.

—¿Qué le dirías a la jueza?

Que está equivocada. Pero ella me tendría que explicar por qué los dejo en livertad teniendo todos los elementos y pruebas. No sé en qué planeta vive esa mujer. Pienso que les tiene que pasar a ellos para que lo sientan en carne propia y así comiencen a detener a los delincuentes. Acá se contempla mucho el derecho humano del delincuente y se olvidan de las víctimas. Son los mismos jueces los que protegen y fomentan la delincuencia, al igual que los políticos que tienen la culpa de mantener a los punteros en vez de fomentar el trabajo.

—¿Te preocupa que los que te atacaron estén libres?

Si me quieren buscar, sepan que no les tengo miedo. Los delincuentes hoy son impunes, a ellos nadie los puede tocar. Si yo hubiese matado a uno de ellos, seguro terminaba preso. Ahora sólo pienso en descansar unos días y después volver a trabajar porque tengo una familia y deudas.

Hoy, Silva está pasando unos días junto a su esposa en un lugar turístico de la provincia para recuperar fuerzas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario