Tres sicarios abatidos, rescatan Estatales a seis secuestrados

 

Reynosa, Tam.- Balacera en puente Anzaldúas. Un grupo de sujetos armados en tres camionetas llevaban secuestrados a media docena de personas; tres delincuentes son abatidos.

 

Elementos de la Policía Estatal Acreditable (Fuerza Tamaulipas), providencialmente se toparon con tres camionetas con sujetos armados que llevaban en una de ellas a 6 personas (5 hombres y una mujer) secuestrados y tras una prolongada persecución dieron muerte a 3 plagiarios y rescataron con vida a las víctimas.

Todo empezó cuando unos patrulleros que realizaban recorrido de vigilancia por las colonias Hacienda Las Fuentes tercer sector advirtieron la presencia de sujetos sospechosos en tres vehículos que circulaban a velocidad excesiva por las calles de las colonias Hacienda Las Fuentes, Caracoles y Rancho Grande.

Pese a que era solo una patrulla y los civiles armados andaban a bordo de tres unidades, los policías se lanzaron en la persecución, al tiempo que solicitaban apoyo de sus compañeros.

De manera insistente los siguieron de cerca por una brecha que corre por debajo del puente Anzaldúas, a un costado del hospital Christus Muguerza, por donde transitaron por algunos 800 metros hacia el sur y precisamente frente al portón de un ranchito, se desató la balacera.





Los ocupantes de dos de las unidades sospechosas aprovecharon para escapar, mientras que tres que andaban a bordo de una camioneta se encargaron de frenar la persecución a costa de sus vidas.

Los tres secuestradores armados quedaron muertos, dos de ellos en el interior de la camioneta Suburban y uno en el exterior.

Mientras que en la parte posterior encontraron a cinco hombres y una mujer atados de pies y manos, quienes dijeron que los habían levantado e ignoraban hacia donde los llevaban.

Paramédicos de la Cruz Roja, llegaron al lugar del enfrentamiento y atendieron a cuatro de los secuestrados, tres hombres y una mujer a quienes trasladaron a un hospital público.




En el lugar quedaron ilesos dos jóvenes que permanecían custodiados por policías que en cuestión de minutos invadieron el área, estableciendo un cerco de seguridad, mientras que investigadores, peritos y personal de los Servicios Médico-forenses practicaban las diligencias correspondientes.

Los investigadores, adscritos al área especializada de anti-secuestros, se presentaron en el lugar para entrevistarse con los plagiados e iniciar la carpeta de investigación.

Comentarios